No hay futuro

Esta industria necesita aprender algo del punk.

I

En 1977 los Sex Pistols lanzaban su sencillo ‘God save the Queen’, una canción protesta sobre la falta de oportunidades para la juventud británica de aquella época y su poca confianza en la monarquía. Esta canción fue un éxito inmediato. Por su letra controversial, la cadena BBC se negó a transmitirla,[1] pero su popularidad la hizo llegar rápidamente al número uno en diversos rankings musicales. El estribillo de la canción era “… No hay futuro, no hay futuro para ti …”.

La juventud de ese entonces interpretó esto como una llamada a la desesperanza: si no había futuro, quedaba conformarse con la situación actual, ya no quedaba más para una generación que había perdido la fe en sus lideres. La filosofía Destroy como norma de vida.

Johnny Rotten luego tuvo que salir a aclarar: el estribillo “No hay futuro” no es un llamado a la desesperanza, sino un llamado a la acción, al cambio. Si no hay futuro, hay que crearlo.

Si no viene el salvador, tienes que salvarte solo.

II

En 2006 Buzzfeed empezó a hacerse conocido por ser uno de los primeros sitios generadores de trafico gracias al volumen de notas con memes, listados de curiosidades y títulos diseñados para el clic. Viralizados a conciencia y apoyados en data, fueron un subidón de tráfico para el sitio. Lo que paso luego es harto conocido: medios creando volumen de contenido para ganar alcance (algunos llegando al borde de las noticias falsas sin ningún pudor)[2], y por otro lado buscadores y redes sociales afinando los algoritmos trabajando por eliminar esta visibilidad[3]. Al caer la visibilidad, se contrata gente que debe generar más volumen a toda costa para recuperar, y los algoritmos nuevamente reducen el alcance, y así sucesivamente.

Buzzfeed no siguió en el juego del volumen: redujo personal y continuó cambiando, experimentando con formatos más allá del pageview. Así, de un momento a otro, pasaron al video por suscripción, encuestas, generación de nuevas marcas (Tasty es un caso de estudio), recomendación de productos e ecommerce. Así las cosas, durante el periodo 2018–2019. se generarán 200 millones de dólares en líneas de negocio que no existían en 2017. [4]

https://www.amazon.com/Tasty-Seasoning-Gift-Set-McCormick/dp/B07QMZP2F9?ref_=ast_sto_dp

III

Los caminos de la experimentación son diversos, ya que usualmente esta es asociada con la creación de algo completamente nuevo y disruptivo. Usando metodologías tipo Design Thinking se puede llegar algo completamente novedoso. Aquí el riesgo es grande y la recompensa también, pero poner en marcha estos tipos de proyectos es costoso en tiempo, gestión e implementación.

Otro camino es adquirir tecnología o servicios y construir sobre estas. Es posible, pero esta limitado a la apertura de la plataforma y también es probable que un proveedor aplique restricciones en razón de mantener su negocio. Felizmente no siempre es el caso, Amazon Web Services es un ejemplo donde los medios no invierten en datacenters, sino arman toda la infraestructura tecnológica sobre la nube. Costo por uso.

La opción recomendada es la mejora continua. Comenzar con lo que se tiene: simplificar, optimizar, quitar, reemplazar y automatizar. Experimentar con un ciclo de implementar > medir > aprender usando procesos ágiles. Es la opción con menor riesgo o si hay poco presupuesto (y en muchos casos lo más realista).

Sea la opción que escoja, la experimentación debería (¡debe!) ser parte del día a día de la industria. En ocasiones ideales será motivada por la dirección de la empresa (si es el caso, aprovéchelo al máximo aunque sera para probar y que ese caro power point no termine en un cajón). En otras veces aparecerán iniciativas desde niveles más bajos de la escala corporativa[5]. Si realmente queremos innovar, estas iniciativas deberían ser evaluadas y darse la oportunidad de experimentar. Fomentar la actitud de resolver problemas a toda nivel debe volverse una actividad natural.

Las opciones están y las metodologías para lograrlo existen, le toca salvarse.


Imagen: Feral kid. Mad Max 2 (1981).

[1] https://en.wikipedia.org/wiki/God_Save_the_Queen_(Sex_Pistols_song)

[2] https://www.goodreads.com/book/show/41742717-no-hemos-entendido-nada?from_search=true

[3] https://www.sistrix.es/blog/google-core-update-septiembre-2019-primeros-resultados/

[4] https://www.niemanlab.org/2019/03/buzzfeeds-jonah-peretti-yes-to-scale-yes-to-platforms-still/

[5] https://www.thinkwithgoogle.com/intl/es-es/insights/los-ocho-pilares-de-la-innovacion/

Indexante Newsletter, lo que hay que leer


Desde que murió Google Reader las cosas se pusieron complicadas para procesar información de diversas fuentes. Reeder no estuvo a la altura y las fuentes RSS — Estándar XML por excelencia para compartir datos— desaparecieron de los sitios web, haciéndolos menos accesibles.

Desde ese entonces para mi la mejor solución a sido automatizar fuentes usando IFTTT y enviándolas a Evernote, así la selección diaria se me hizo más simple. De este proceso siempre resulta un grupo de enlaces que resalta por su precisión o datos importantes, información que merece enviársela a los amigos.

Esos enlaces son los que semanalmente estaré compartiendo en Indexante Newsletter, una selección de enlaces sobre experiencia del usuario, producto, medios digitales y tecnología que se envía todos los miércoles a la mañana.

Últimas ediciones:

Enero 2018

Diciembre 2017

Definición de objetivos del proyecto para medios digitales que no quieren formar parte del…


Esta es una pregunta que siempre hago en mis clases: ¿cúal es el objetivo de su proyecto? La mayoria de respuestas es una colección de buenos deseos acerca de cómo hacer buen periodismo escribiendo en una instalación de wordpress (?).

Para hacer buenos proyectos hay que ponerse serio: defina correctamente lo que quiere lograr.

“Hacer buen periodismo” no es un objetivo claro del proyecto. “Hacer buen periodismo para la gente que vive en la ciudad de Arequipa” tiene mejor definición pero es insuficiente: definiste para quién pero no cuándo se cumplirá el objetivo.

“Hacer buen periodismo que sea leído por 500 000 usuarios únicos que se quieren informar sobre los sucesos en la ciudad de Arequipa para abril 2017” está mejor definido porque ya sabemos para quiénes, cuántas serían estas personas y cuándo debería cumplirse el objetivo.

“Hacer buen periodismo que sea pagado por 1 000 usuarios suscriptores que se quieren informar sobre los sucesos en la ciudad de Arequipa para abril 2017”. Well, that escalated quickly! Podríamos seguir puliendo el objetivo, pero creo que ya se entendió la idea. Ante la duda, recurra al viejo y confiable método SMART de definición de objetivos.

Esta definición será la base de su proyecto. No se quede con el primer objetivo que le salga, revise, documentese y vuelva a definir hasta que esté seguro que es el que busca. Asegúrese que sus objetivos sean medibles y con tiempo definido, métrica y plazo son importantes para las siguientes fases del proyecto, comience bien.

Medio con miedo

El #findelperiodismo se explica mejor con ejemplos


0

Algo tarde leo el caso de @codybrown y el New York Times, y aún no me salgo del asombro.

1

@codybrown es un programador hábil, y como cualquiera que se precie de serlo, le gustan los retos. Así que en una hora construyo una replica de Snow Fall, el famoso especial del New York Times, hizo un video de la hazaña y lo publicó.

NYT amenaza legalmente al atrevido. “Infracción de derechos de autor” le dicen, eso no se hace. Ofendidos por que un programador puede desarrollar su idea en una hora exigen que se retire el video. El programador tiene dinero para costear un servidor, pero no abogados.

El video se retira.

2

Es claro que lo que hizo @codybrown no es ni siquiera una amenaza para NYT, la reacción corresponde con miedo a lo desconocido.

El programador clonó la interacción pero no el proceso de como se logro construir el especial original, ese valor siempre será del medio, eso no es replicable y proviene del talento de los equipos.

No hay que asustarse porque un programador experimenta, hay que asustarse de no motivarlo a hacerlo. La creatividad viene de todos lados, hasta de fuera de la organización y hay que aprovecharlo.