Así es como mueren las empresas de software

Recuperado del antiguo blog en indexante.com. Esta es una traducción no autorizada y libre de un viejo texto que @g33k me compartió hace unos años. El texto fue escrito en 1995, y aún conserva vigencia.

El autor es Orson Scott Card, que como todo buen fan de la ciencia ficción sabe, escribió el premiado El Juego de Ender.



Cómo mueren las empresas de software

Por Orson Scott Card, original en inglés en zoion.com.

{Windows Sources, Marzo de 1995, pág. 208}

El ambiente que nutre a los programadores creativos mata a los tipos de gestión y comercialización — y viceversa.

La programación es el Gran Juego. Esta consume, el cuerpo y el alma. Cuando usted está atrapado en ella, nada más importa. Al salir a la luz del día, es posible que descubras que tienes un centenar de kilos de sobrepeso, la ropa interior es mayor que el promedio de primer grado, y a juzgar por el número de cajas de pizza por ahí, debe ser primavera ya. Pero no importa, porque su programa se ejecuta, y el código es rápido e inteligente y firme.

Ganaste

Usted es consciente de que algunas personas piensan que eres un nerd. ¿Y qué? No son jugadores. Nunca tuvieron una justa con Windows o han ido mano a mano con el DOS. Para ellos C++ es una evaluación decente, casi un B-, no es un lenguaje. Apenas existen. Como los soldados o artistas, usted no se preocupa por las opiniones de los civiles.. Estás construyendo algo intrincado y bien.

Nunca lo entenderán.

Apicultura

Aquí está el secreto en que se basa cada compañía de software de éxito: Se puede domesticar a los programadores de la manera que los apicultores domestican a las abejas. No puede comunicarse con exactitud con ellos, pero se puede conseguir que pululen en un lugar y cuando no estén mirando, puede llevarse la miel.

La manera de evitar que estas abejas le piquen es pagándoles dinero. Tanto dinero que no saben qué hacer con él. Pero eso es menos de lo que piensas. Mire usted, todos estos programadores siguen oyendo las voces de sus padres en la cabeza diciendo: “¿Cuándo vas a entrar en el mundo real?”. Todo lo que tiene que hacer es pagar el dinero suficiente para que puedan responder (también en la cabeza) “Caray, papá, estoy haciendo más dinero que tú”. Para el término medio, esto es barato.

Así usted consigue que se queden en la colmena, con otros programadores del enjambre. La única persona cuya alabanza importa es la de otro programador. Los programadores menos talentosos los idolatran; los de igual nivel los desafiarán y se aguijonearan entre sí, y si usted desea conseguir un buen enjambre, tiene que asegurarse tener al menos un programador genio certificado que todos puedan admirar, así sea sólo para mirar el código de los otros lo suficiente para burlarse de él.

Él es un jugador, piensa el programador junior. Miró mi código. Eso es suficiente. Si una compañía de software proporciona tal colmena, los programadores no se darán por vencidos por el sueño, el amor, la salud y la ropa limpia, mientras que la compañía mantiene la mayor parte del dinero.

Fuera de control

Aquí está el problema que acaba matando a una compañía tras otra. Todas las empresas de software con éxito tenían, con su personalidad dominante, un líder que nutre al resto de programadores. Sin embargo, ninguna empresa puede tener un líder para siempre. O empieza a hacer efectivo por su cuenta, o los tipos de gestión terminan cansandolo, o el cambia y se convierte en un tipo de gestión. De una forma u otra, los de marketing obtienen el control.

Pero … el control de qué? En lugar de encontrar cadenas de montaje de trabajadores productivos, descubren rápidamente que su producto es producido por absolutamente impredecibles, poco cooperativos, rebeldes, y lo peor de todo, personas poco atractivas que se resisten a los intentos de administración. Póngalos a llegar a la hora, y vistalos de traje, y se vuelven hoscos y comienzan sabotear el producto. Lo peor de todo, usted puede sentir que se están burlando de ti con cada palabra que dicen.

Ahumados

Sin embargo el choque es mayor para el programador. De repente se encuentra con que criaturas extraterrestres controlan su vida. Reuniones, horarios, informes. Y ahora alguien exige que él PLANIFIQUE toda su programación y luego se adhiera al plan, sin mejoras, sin ajustes, y nunca, nunca tocar el código de algún otro equipo. El programador joven que una vez adoró es ahora su jefe tiránico, un cargo que tiene, porque él jugó al golf con algunos tipos con traje.

La colmena ha sido arruinada. Se fueron los mejores programadores. Y los de marketing, cómodos ahora porque están rodeados de las corbatas poderosas y tienen las cosas bajo control, están desconectados de cada nueva iteración de su software que pierde cuota de mercado mientras se hincha de código y los bugs proliferan.

Solo tenemos que conseguirle un mejor empaque. Sí, eso es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s